RESUMEN

miércoles, 11 de diciembre de 2019

Eldia Taveras Guzmán : Catequista y misionera de Dios

Catequista, misionera, enfermera y consejera.
Nació en el ano 1922 en el municipio de Licey al Medio, provincia de Santiago. Hija de  Honorina Guzmán y Ramón Antonio Taveras. Tuvo nueve hermanos y hermanas: Lidia, Luis, Juan, Justa, Ramón, Rafaela, Argentina, Francia y Vicente Taveras Guzmán.
Vivio mas de 100 años y tuvo  22 sobrinos: Miguel, Nono, Mercedita, Ricardo, Gertrudis, Juan, Francisco, Teresita, José Juan, Henry, Iris, Carlitos, Alexandra, José, Fanny, Johanny, Vicente, Annelin, Verónica, José Luis, Carlos y Elizabeth, Los ahijados son incontables.
Eldia fue bautizada en la iglesia Nuestra Señora de la Altagracia, de Santiago, el 4 de enero de 1922, por el Padre Manuel de Jesús Gonzales, decano del Clero Nacional de su tiempo, músico y autor de la música del Himno a las madres (“Venid los moradores”). Los padrinos de bautismo de Eldia fueron Enrique Fernández y María Ramona de Fernández.
Recibió el sacramento de la confirmación e hizo su primera comunión a los siete años, en la  parroquia de San Rafael de Tamboril.
Siendo una adolescente y con el tercer curso de primaria, deseosa de estudiar, se trasladó a la ciudad de Santiago, a la casa de unos amigos de sus padres. Las mañanas las consagraba a atender a las niñas de la casa donde se hospedaba y las tardes al estudio en una escuela técnica que había en Santiago, donde las muchachas aprendían a coser, bordar, pintar, cocinar, teatro, enfermería, etc.
Eldia, con apenas 18 años, fue una de las que se animó a formarse como catequista, participando en las reuniones de formación que tenían en la parroquia la Altagracia de Santiago.
Con apenas 20 años de edad, Eldia acepto la propuesta  que hizo el Padre Fortín a los apsirantes a catequistas de Santiago, sobre un pedido que le hiciera  un religioso conocido como don Milo para que  una joven que quisiera irse al  Cerrazo un campo de San José de las Matas a alfabetizar, educar y catequizar a los niños y niñas que no tenían a nadie que les enseñara algo. Allí no había ni escuela, ni iglesia, ni nada parecido.
El 28 de febrero de 1941, Eldia llegó al Cerrazo, con don Milo, cuando caía la tarde. Salió a recibirla doña Genoveva (Veva) rodeada de sus primeros seis hijos, que con voz dulce y cariñosa le dijo: “Eldia, entra en tu casa, yo seré tu compañera junto a mis hijos, que serán tus alumnos: María, Antonia, Germán, Mercedes, Minerva y Milito. Tú estás muy lejos de tu familia, pero estás cerca de Dios”. Eldia no ha olvidado nunca estas palabras de doña Veva.
En aquel lugar, la  señorita Eldia enseñaría todo lo que había aprendido en la escuela técnica de Santiago y serviría de enfermera, par­tera, consejera… y terminó teniendo tres tandas: una de 8 a 11 de la mañana, otra de 2 a 4 de la
tarde y la tercera de 7 a 9 de la noche para los adultos del caserío.
En 1963, Eldia bajó de la Sierra para acompañar a su madre que había enviudado. Fundó en su vecindario de Licey Arriba, la Asociación de la “Buena Madre”, el 21 de mayo de 1970 con el apoyo de un grupo de vecinas y vecinos y sus hijos espirituales desde los Estados Unidos. Eldia siguió siendo cate­quista, enfermera, consejera…, llevando el pan, la medicina, la ropa, la cama, las sillas de ruedas, etc. a quien lo necesitara.

BIBLIOGRAFIA
https://caminodigital.net/eldia-catequista-y-misionera/


No hay comentarios.:

LOS MAS LEIDOS

Fredesvinda Halls de Collado (Doña Fredé), una insigne educadora de huellas infalibles

Educadora dominicana, Dactilógrafa - Mecanógrafa . DATOS PERSONALES: Nació en la ciudad de Santiago de los Caballeros el 25 de abri...

VISITAS POPULARES